Carnaval

Esta milenaria manifestación popular fue introducida en América por la conquista español, y se fusionó con otras modalidades de festejar la fecundidad de la tierra en nuestras regiones.

En las regiones de La Puna  y  La Quebrada de Humahuaca, el carnaval es simbolizado por un diablo que se desentierra de forma bulliciosa de una apacheta de piedra o un lugar mágico, brindando y bailando al compás de música de las anatas, erquenchos, sicuris, detrás de las comparsas, por las calles de los pueblos. Se tiran serpentinas y harina que son parte de este ritual, que tiene mucha algarabía y jocosidad que duran varios días, luego de este festejo comienza la triste despedida  del Carnaval que se manifiesta con el llanto en el momento del entierro del diablo.

En la quebrada de Humahuaca, el carnaval se inicia con el desentierro del diablo carnavalero y termina 8 días después, cuando se lo entierra.

Durante esos 9 días el diablo reina en la vida de los Tilcareños; trae alegría, baile, bebida y desfreno. El sentido del carnaval es la transfiguración, la metamorfosis de las costumbres, la inversión de los valores, la translación del poder de Dios al Diablo.

La característica del festejo es la participación de todos los concurrentes, es por ello que recomendamos que se debe estar con el espíritu predispuesto para tales eventos.

Jueves de Compadre y Jueves de Comadre

En la Provincia de Jujuy todos los años 15 días antes del sábado de carnaval se realiza el jueves de compadre, días dedicado a los hombres, se reúne y empiezan con las primeras coplas del carnaval, desde el mediodía dan riendas sueltas a su alegría, el jueves anterior al sábado de carnaval se realiza el jueves de comadre, día dedicado a las mujeres se homenajean las comadres y se reúnen en distintos lugares como la plaza, el mercado, donde las mujeres se desean un buen carnaval se invitan bebidas, comidas, pero lo más importantes son las coplas que comparten, toda la tarde se canta, las ruedas se arman y desarman, la alegría es tan fuerte que se descansa el viernes y el carnaval comienza.

Camino a la Ceremonia

Sábado de Desentierro: Algún día de Febrero o marzo.

Cada pueblo tiene varias comparsas y cada uno tiene su propio sitio para desenterrar el Carnaval. La mayoría de las personas asiste a la ceremonia del desentierro, sin disfraz. Caminan detrás de la bandera que representa la comparsa

Ofrenda a la Pachamama:

Veneran a la madre tierra (pachamama) haciéndoles ofrendas para que ella deje salir al carnaval. También se aprovecha la ocasión para agradecerles y pedirle mucha alegría y diversión a la “Pachamama”.

“El Mojón”:

Es montículo de piedras que representa el lugar donde esta enterrado el diablo. Lo riegan la tierra y el mojón con bebidas alcohólicas, arrojan hoja de coca y cigarrillos encendidos. El se decora con serpentinas, guirnaldas, lana, flores, albahaca, etc. La planta de maíz se ofrece como símbolo de fertilidad de la tierra.

Llegan los Diablos Mayores:

Cada comparsa tiene sus diablos. Esto son los encargados de organizar el carnaval y divertir a la gente. Se acercan al mojón sorpresivamente, trayendo al diablito escondido.

Las Máscaras:

Permiten mantener oculta la identidad de los diablos mayores y le otorga mayor libertad para actuar con desfreno.

Desentierro del Carnaval:

Se hace un pozo al costado y se aromatiza con coca, romero e incienso para ahuyentar la mala suerte.

Luego un diablo mayor levanta al muñeco desde el pozo como representación del desentierro.

El Diablito o Pu Jillay:

El diablo simboliza al carnaval, trae alegría y buena suerte. El muñeco acompaña a cada comparsa durante todo el festejo.

El Pozo:

No supera un metro de profundidad, lo cavan a penas llegan al mojón.

El Festejo en el Pueblo:

Después del desentierro del diablo, las comparsas llegan al pueblo bailando con sus respectivos cantos y músicas, aceptan invitaciones de bebidas en las casas. Al final, todas coinciden en un punto de encuentro para bailar, cantar y desfilar.

Cada comparsa es invitada con gaseosa, cerveza, chicha clericó, Saratoga y damajuana de vino. Como aceptación al festejo se entalcan la cara y se colocan una hoja de albahaca en la oreja. El diablo va a la cabeza del desfile. Bailan hasta que acaban la bebida, se arrojan serpentina, papel picado y talco.

Los Fortines

La manera de divertirse es distinta y quizá, se de únicamente en Tilcara, ya que no se conocen en los pueblos de la quebrada, tiene sus particularidades, los realizan familias tradicionales de Tilcara, cada día una distinta, se realizan en un lugar serrado, hay que abonar por la tarjeta que incluye bebida, menú carnavalero, asado, picante, papas hervidas, queso de cabra, anchi, locro, empanadas, llajua – se contrata una orquesta que toca música carpera. (Cesar y su Grupo Felicidad).

Se inicia a la doce del mediodía, con el almuerzo, claro antes de iniciar o mejor dicho al ingreso del fortín te reciben con la “vacuna” un cóctel de bebidas alcohólicas y dulce, para entrar en la posterior lectura del reglamento fortinero, donde te vacunan para eliminar la envidia, los celos, la tristeza, todo lo malo solo importa lo alegre, la diversión.

Después del almuerzo carnavalero, comienza la diversión siempre bajo el mando del bastonero de turno, quien tiene la misión de llevar adelante la alegría del fortín, imponiendo los pasos a bailar, obligando a los presente a divertirse, castigando con el “fusilamiento” a quien desobedece sus ordenes – el fusilamiento consiste en castigar al infractor de las normas de la fiesta con un vaso de vino, o alguna preparada par tal fin y asiéndolo sentar en el medio o en lugar más visible en el mismo debe cumplir con el castigo, caso contrario será castigado nuevamente.

Los fortines son abiertos, cualquiera que abone su tarjeta puede participar, el cobro debe a la difícil situación económica que atraviesa el país, de esta manera se solventa los gastos que trae la organización de estos eventos. Son muy conocidos los fortines de los Mimosos, los Carrazanas, los Tilcareñitos, los Orejanos, Los Pirpintos, etc., todos los fortines tienen uno solo mojón que se encuentra en el barrio Matadero a orillas del Río Grande.

El Entierro del Carnaval.
Algún domingo de Febrero o marzo. Cada comparsa vuelve a su mojón y hacen nuevas ofrendas a la madre tierra. Una vez ahuyentados los malos espíritus del pozo, se procede a quemar y enterrar al diablito. Así el carnaval vuelve a la pachamama hasta el próximo año.

La Copla

El sentimiento, la copla es el sentir del hombre de Tilcara, con ella cuenta lo que le pasa, lo que vive, todas sus alegrías, y sus penas, trabaja tarareando su copla, consertando la copla que cantará en el próximo carnaval, las hay de hombres y de mujeres, de animales y de plantas, de riqueza y pobreza, de risas y de llantos, de pueblos y lugares, en fin de cualquier tema, basta que el hombre sienta algo y elabora su copla, su sentir, con la copla puede enamorar, o agradecer, ya que el hombre tilcareño es dicharachero y querendón y encuentra en el carnaval la oportunidad para expresar su personalidad extrovertida y alegre. Durante el carnaval cuando se llega a una casa se la debe hacer cantar una copla con la caja en la mano, se olvida de todos los problemas que tiene, solo importa la alegría, los festejos, la algarabía, todo es cantar y reír, en Tilcara se disfruta y se alimenta al espíritu, los hombres se sienten libres.

Al respecto hay que decir que se canta coplas de carnaval, de pascua, de pachamama, y de navidad, todas ellas tiene diferente tonadas, ya que las épocas del año van marcando, el estado de animo del hombre, el cambio de tonada en las épocas, en cuestión, es tajante, no se puede mezclar las tonadas, también, pero de manera distinta, las tonadas varían a lo largo de la quebrada y puna, los  acentos son distintos, la coplas a veces es la misma pero la tonada no y uno puede identificar el origen de una persona con solo escuchar su canto. Durante el carnaval es cuando más se canta las coplas, si hasta la iglesia a permitido en la antigüedad como una especie de permiso para que la gente, deje por el carnaval de cumplir con sus tareas arduas, y dejar que se divierta con las coplas, generalmente se canta en ruedas, a la misma se puede ingresar y salir libremente de ella, el coplero canta su copla y la rueda repite lo misma, todo al son de cajas, se puede pasar horas y horas cantados, siempre se va  girando, generalmente para la derecha, y en la rueda se va invitando la chicha, el yerbiado, o el vino para matizar la fiesta. El grupo de copleros se los llaman cuadrillas y esta se dirige a cantar a diferentes casas o parejas, en Tilcara.

Los Copleros

Los copleros son todos hombres y mujeres que saben coplas tal vez heredada o tal vez  concertadas por ellos  mismos, no realizan el tradicional desentierro del carnaval, solo se reúnen, y es fácil identificarlos, por que  llevan su  poncho al hombro, su  sombrero de lana de oveja y su caja en la mano, pero lo distinto, esta en la cara, en su semblante, ya no tiene problemas, solo lugar para la alegría, una vez  juntos o sea formado un grupo, o mejor dicho una cuadrilla, se dirigen a algunas casa donde se lo esta esperando y ahí si comienza la cajeada  apenas llegan a la misma, entonan su coplas.

Esta milenaria manifestación popular fue introducida en América por la conquista español, y se fusionó con otras modalidades de festejar la fecundidad de la tierra en nuestras regiones.

En las regiones de La Puna y La Quebrada de Humahuaca, el carnaval es simbolizado por un diablo que se desentierra de forma bulliciosa de una apacheta de piedra o un lugar mágico, brindando y bailando al compás de música de las anatas, erquenchos, sicuris, detrás de las comparsas, por las calles de los pueblos. Se tiran serpentinas y harina que son parte de este ritual, que tiene mucha algarabía y jocosidad que duran varios días, luego de este festejo comienza la triste despedida del Carnaval que se manifiesta con el llanto en el momento del entierro del diablo.

En la quebrada de Humahuaca, el carnaval se inicia con el desentierro del diablo carnavalero y termina 8 días después, cuando se lo entierra.

Durante esos 9 días el diablo reina en la vida de los Tilcareños; trae alegría, baile, bebida y desfreno. El sentido del carnaval es la transfiguración, la metamorfosis de las costumbres, la inversión de los valores, la translación del poder de Dios al Diablo.

La característica del festejo es la participación de todos los concurrentes, es por ello que recomendamos que se debe estar con el espíritu predispuesto para tales eventos.

Jueves de Compadre y Jueves de Comadre

En la Provincia de Jujuy todos los años 15 días antes del sábado de carnaval se realiza el jueves de compadre, días dedicado a los hombres, se reúne y empiezan con las primeras coplas del carnaval, desde el mediodía dan riendas sueltas a su alegría, el jueves anterior al sábado de carnaval se realiza el jueves de comadre, día dedicado a las mujeres se homenajean las comadres y se reúnen en distintos lugares como la plaza, el mercado, donde las mujeres se desean un buen carnaval se invitan bebidas, comidas, pero lo más importantes son las coplas que comparten, toda la tarde se canta, las ruedas se arman y desarman, la alegría es tan fuerte que se descansa el viernes y el carnaval comienza.

Camino a la Ceremonia
Sábado de Desentierro: Algún día de Febrero o marzo.
Cada pueblo tiene varias comparsas y cada uno tiene su propio sitio para desenterrar el Carnaval. La mayoría de las personas asiste a la ceremonia del desentierro, sin disfraz. Caminan detrás de la bandera que representa la comparsa
Ofrenda a la Pachamama:
Veneran a la madre tierra (pachamama) haciéndoles ofrendas para que ella deje salir al carnaval. También se aprovecha la ocasión para agradecerles y pedirle mucha alegría y diversión a la “Pachamama”.
“El Mojón”:
Es montículo de piedras que representa el lugar donde esta enterrado el diablo. Lo riegan la tierra y el mojón con bebidas alcohólicas, arrojan hoja de coca y cigarrillos encendidos. El se decora con serpentinas, guirnaldas, lana, flores, albahaca, etc. La planta de maíz se ofrece como símbolo de fertilidad de la tierra.
Llegan los Diablos Mayores:

Cada comparsa tiene sus diablos. Esto son los encargados de organizar el carnaval y divertir a la gente. Se acercan al mojón sorpresivamente, trayendo al diablito escondido.
Las Máscaras:
Permiten mantener oculta la identidad de los diablos mayores y le otorga mayor libertad para actuar con desfreno.
Desentierro del Carnaval:
Se hace un pozo al costado y se aromatiza con coca, romero e incienso para ahuyentar la mala suerte.
Luego un diablo mayor levanta al muñeco desde el pozo como representación del desentierro.
El Diablito o Pu Jillay:

El diablo simboliza al carnaval, trae alegría y buena suerte. El muñeco acompaña a cada comparsa durante todo el festejo.
El Pozo:
No supera un metro de profundidad, lo cavan a penas llegan al mojón.

El Festejo en el Pueblo:

Después del desentierro del diablo, las comparsas llegan al pueblo bailando con sus respectivos cantos y músicas, aceptan invitaciones de bebidas en las casas. Al final, todas coinciden en un punto de encuentro para bailar, cantar y desfilar.
Cada comparsa es invitada con gaseosa, cerveza, chicha clericó, Saratoga y damajuana de vino. Como aceptación al festejo se entalcan la cara y se colocan una hoja de albahaca en la oreja. El diablo va a la cabeza del desfile. Bailan hasta que acaban la bebida, se arrojan serpentina, papel picado y talco.

Camino a la Ceremonia
Sábado de Desentierro: Algún día de Febrero o marzo.
Cada pueblo tiene varias comparsas y cada uno tiene su propio sitio para desenterrar el Carnaval. La mayoría de las personas asiste a la ceremonia del desentierro, sin disfraz. Caminan detrás de la bandera que representa la comparsa
Ofrenda a la Pachamama:
Veneran a la madre tierra (pachamama) haciéndoles ofrendas para que ella deje salir al carnaval. También se aprovecha la ocasión para agradecerles y pedirle mucha alegría y diversión a la “Pachamama”.
“El Mojón”:
Es montículo de piedras que representa el lugar donde esta enterrado el diablo. Lo riegan la tierra y el mojón con bebidas alcohólicas, arrojan hoja de coca y cigarrillos encendidos. El se decora con serpentinas, guirnaldas, lana, flores, albahaca, etc. La planta de maíz se ofrece como símbolo de fertilidad de la tierra.
Llegan los Diablos Mayores:

Cada comparsa tiene sus diablos. Esto son los encargados de organizar el carnaval y divertir a la gente. Se acercan al mojón sorpresivamente, trayendo al diablito escondido.
Las Máscaras:
Permiten mantener oculta la identidad de los diablos mayores y le otorga mayor libertad para actuar con desfreno.
Desentierro del Carnaval:
Se hace un pozo al costado y se aromatiza con coca, romero e incienso para ahuyentar la mala suerte.
Luego un diablo mayor levanta al muñeco desde el pozo como representación del desentierro.
El Diablito o Pu Jillay:

El diablo simboliza al carnaval, trae alegría y buena suerte. El muñeco acompaña a cada comparsa durante todo el festejo.
El Pozo:
No supera un metro de profundidad, lo cavan a penas llegan al mojón.

El Festejo en el Pueblo:

Después del desentierro del diablo, las comparsas llegan al pueblo bailando con sus respectivos cantos y músicas, aceptan invitaciones de bebidas en las casas. Al final, todas coinciden en un punto de encuentro para bailar, cantar y desfilar.
Cada comparsa es invitada con gaseosa, cerveza, chicha clericó, Saratoga y damajuana de vino. Como aceptación al festejo se entalcan la cara y se colocan una hoja de albahaca en la oreja. El diablo va a la cabeza del desfile. Bailan hasta que acaban la bebida, se arrojan serpentina, papel picado y talco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: