“Camino al Pre Cosquín”

Actividad para el 5 y 12 de noviembre. La localidad quebradeña de Purmamarca será la única sede del concurso que se realizará en esos días en las instalaciones del Club Atlético Santa Rosa. Los rubros que participaran son: solista vocal, dúo vocal, solista instrumental, conjunto instrumental, malambo individual, conjunto de malambo, pareja de baile tradicional, pareja de baile estilizada, conjunto de danzas y tema inédito.

Vení a disfrutar de la música y de los hermosos paisajes.

Camino al Pre Cosquín Purmamarca

 

Cuidemos nuestras fiestas

Se viene la Fiesta de Casabindo. Es una de las más emblemáticas y significativas que tiene Jujuy. Se trata de la fiesta religiosa de la Asunción de la Virgen, y que tiene como nota distintiva la tradicional corrida de toros, o el toreo de la vincha. Esta fiesta, por sus particularidades, porque se realiza en un pueblo distante y hermoso enclavado en la Puna y por el toreo, se ha venido convirtiendo en los últimos años en un paseo obligado de jujeños y turistas. Se organizan cada vez más excursiones de agencias de turismo y gremios, y las largas filas de automóviles y colectivos convierten por unas horas a las polvorientas y solitarias rutas de la zona en avenidas superpobladas. Y está bueno que eso ocurra porque se difunde nuestra cultura. Sin embargo, no se debe perder de vista el respeto a la autenticidad de la fiesta.

No se debe olvidar que se trata de una celebración religiosa, que exige la solemnidad y el recogimiento indispensables para poder ser sentida en plenitud. Y que la corrida de toros, es el complemento con que el pueblo puneño honra desde hace centenares de años la forma en que se terminó apropiando de la cultura que vino a conquistar y terminó conquistada. El toreo, sin la violencia, la sangre y la muerte de las corridas españolas que le dieron origen, es sólo una destreza y una disputa entre el hombre y el animal, donde están presentes la picardía, la emoción, la mofa a la crueldad de matar al toro, y finalmente el premio en monedas de plata bordadas a la vincha que se le quita al toro de entre sus cuernos.

Estos aspectos maravillosos, jamás deben ser convertidos en carne de marketing. Jamás se debe interferir en la manera en que se desarrolla la fiesta, con sus misas, sus procesiones, sus homenajes a la Pachamama y la corrida en la plaza del pueblo. Quienes lleguen a Casabindo, no deberán convertir la fiesta del 15 de Agosto sólo en una oportunidad para la copiosa libación de alcohol, para demandar que los actos de los casabindeños se adapten a los horarios de los tours, o para que cientos de fotógrafos y camarógrafos tuerzan, interfieran o modifiquen el paso de la procesión, las danzas de los samilantes o la corrida misma. Todos seremos bienvenidos a Casabindo, pero debemos concurrir -especialmente nosotros, los jujeños- a participar con respeto, reconociendo que los protagonistas son la Virgen, y el pueblo de Casabindo. Ojalá las autoridades locales y los responsables del cuidado y protección de los hechos culturales cumplan su cometido y protejan la fiesta de los excesos y las desubicaciones.